ANÁLISIS. 1979 REVOLUTION: BLACK FRIDAY

Fecha de estreno:  5 de abril de 2016
Desarrolladora: iNK Stories
Distribuidora: iNK Stories
Género: Aventura Gráfica
Plataformas disponibles: PC,  iOS,  Android
Plataforma analizada: PC

Fue a mediados de los años 30 del siglo XX cuando los restos del Imperio Persa se aglutinaron en lo que aún hoy sigue siendo el estado de Irán. Poco después de la Segunda Guerra Mundial -en 1953- y siguiendo una dinámica de intervencionismo que sin duda explica muchos de los conflictos geopolíticos actuales, Estados Unidos e Inglaterra auparon al poder a Mohammad Reza Pahlevi, el nuevo Sha.

El nuevo régimen introdujo grandes y continuas reformas orquestadas por Occidente. El país se convirtió en el principal productor y exportador de petróleo de Oriente Medio y caminó firmemente durante veinte años en pos del paraíso capitalista occidental. Pero pronto, las enormes desigualdades sociales que comenzaron a producirse provocaron revueltas sociales encabezadas por grupos de izquierda islámica y los Tudeh, partido comunista de Irán… Revueltas que el Sha aplacó con mano dura.

Por otro lado, tenemos el tema religioso. Las facciones religiosas del país -en especial las comunidades chiítas- estaban en contra de occidentalizar Irán y pronto el Ayatolá Jomeini, que fue obligado a exiliarse por el Sha, se convierte en un símbolo para las clases menos favorecidas por el proceso de occidentalización iniciado por Pahlevi. En resumen, habemus lío: un líder dictatorial impuesto por Occidente, represión política, grupos de izquierda radicalizada y religión…, un polvorín. Por si eso fuera poco, Moscú veía con buenos ojos alentar la incipiente revolución en contra de los intereses estadounidenses…, estamos en plena Guerra Fría. La tensión fue en aumento hasta llegar en 1979 a su momento álgido, y es en este punto de la historia donde nos sitúa este 1979 Revolution: Black Friday, el juego de los neoyorkinos iNK Stories.

El juego nos pone en la piel de Reza, un joven hijo de una potentada familia afín al régimen del Sha que, tras entrar en contacto con el entorno revolucionario, sufre una importante transformación ideológica. Cada una de las facciones participantes en la revolución iraní están aquí representadas por el entorno de nuestro protagonista: El régimen del Sha, encarnado por el hermano militar de Reza; los grupos de izquierda idealista y pacifista, representados por Abbas y Bibi; los radicales y violentos, que aquí están simbolizados en Alí, el primo de Reza; y las facciones religiosas, encarnadas en Babak.

Entrando en el análisis puro y centrándonos en lo jugable, no se pueden destacar demasiados aspectos positivos de este 1979. Y es que, de alguna forma, reúne lo peor de lo que podríamos llamar “estilo Telltale”. Esto es, QTE cogidos por los pelos, mecánicas forzadas y un sistema de decisiones que no siempre afecta de forma tan importante al desarrollo de la historia como nos quieren vender. El objetivo fundamental del juego es hacer fotos de distintos eventos especialmente significativos que, además, aparecen groseramente indicados en pantalla. Dificultad 0.

Técnicamente el juego es discreto, mucho, incluso coquetea con lo cutre si me apuráis. Aunque intenta ser detallista en la recreación gráfica del momento, la realización es extremadamente modesta y, aunque son resultones, tanto gráficos como animaciones podrían haber resultado correctos… hace siete u ocho años… Para rematar la faena, la traducción al castellano es mala, muy mala, no llegamos a los míticos “ojetes” o “jueputas” del primer The Walking Dead, pero no queda muy lejos.

¿Es entonces este 1979 Revolution: Black Friday una propuesta interesante? Pues, por sorprendente que resulte leyendo los párrafos anteriores, la respuesta es: Sí. A lo largo de su poco más de hora y media de duración -incluso inferior en minutaje a la película “Argo”, basada en la misma temática-, el juego nos plantea una experiencia histórica interactiva. La novedad es el tono que utiliza para ello, maduro y alejado de maniqueísmos y estridencias. No hay lugar aquí para los discursos infantiloides e ideológicamente tendenciosos de los, en ese y otros sentidos, execrables y vomitivos Call Of Duty o Battlefield. No hay héroes ni villanos, y los que en algún momento pueden parecerlo, pronto cambian de bando.

En materia ideológica, el juego está tratado con el mayor de los respetos y aborda de forma bastante atractiva un tema que resulta enormemente complejo, como es el de la revolución islámica iraní. Lástima que, en materia de personajes, el título de iNK Stories no resulte tan completo. Reza y sus compañeros son personajes planos y bastante arquetípicos, lo que resulta una verdadera lástima porque de haber conseguido un mejor retrato psicológico estaríamos ante un videojuego muy interesante.

Y, repito, es una lástima, porque 1979 Revolution: Black Friday es un título maduro y adulto que demuestra que se pueden abordar aspectos históricos desde la inteligencia. Sin buenos ni malos. En algún sentido es un soplo de esperanza, ¿qué impide que un videojuego trate temas de injundia, con este tono, y que a la vez pueda hacer gala de unas mecánicas pulidas? La aventura gráfica es un vehículo estupendo para este tipo de propósitos y es una lástima que sólo proyectos modestos demuestren esta valentía. Pero no perdamos la esperanza. 1979 Revolution: Black Friday no es un gran videojuego, probablemente ni siquiera sea bueno, pero me alegra haberlo jugado.

del-monton

Texto: Guilletek @guilletek
Fotografías y vídeos propiedad de sus respectivos autores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s