JOYITAS: LA SAGA BATMAN ARKHAM, parte 1

batman_arkham_series_logo

Todo fan de Batman llevaba demasiado tiempo preguntándose, como Mourinho, “¿Por qué?”. ¿Por qué no hay un buen juego de Batman en el mercado? ¿Por qué los pocos juegos con Batman como protagonista son infantiles o de bajo presupuesto? Batman es uno de los superhéroes más sencillos de plasmar realmente, ya que no tiene ningún superpoder, no deja de ser como tantos héroes de acción pero vestido en un traje de murciélago.

Hasta 2009, los mejores juegos de Batman se remontaban a principios de los 90 en SNES y Megadrive. Desde entonces habían salido juegos infames como Batman and Robin (haciendo honor a la película homónima), juegos infantiles como Batman Beyond, juegos condenadamente malos como Batman Dark Tomorrow o juegos que no terminaban de llegar al nivel esperable pese a sus buenas ideas y aceptable ejecución como Batman Vengeance.

batman_vengeance
Batman Vengueance, basado en la serie de animación de los 90

Y es que Batman pasaba años oscuros. Tras el enorme éxito de las dos primeras películas de Tim Burton y de la serie de dibujos, los 90 dieron muchísima vida a un personaje que nunca terminaba de arrancar totalmente en el mundo del cómic. Sin embargo, tras esa primera mitad de década dorada donde Batman se convirtió en un gran fenómeno, llegó la infamia de las dos películas siguientes, alcanzando su cénit en la ya mencionada Batman and Robin; una película que da verdadera vergüenza ajena y que destroza al personaje y a todo su lore. Pensamos que el mayor antagonista de Batman era el Joker, pero en realidad lo fue Joel Schumacher, director de ese desastre.

george-clooney-in-batman-robin
El traje de Batman y sus bat-pezones. Ojalá fuese lo más denigrante de la cinta

Así pasaron casi 10 años con Batman de nuevo escondido, volviendo a encontrar su refugio en su medio natural, los cómics. Pero en 2005 volvió. Una nueva saga de películas llegaba de la mano del todavía poco conocido Christopher Nolan empezando con Batman Begins, un nuevo comienzo para el multimillonario Bruce Wayne. La película tuvo una muy buena acogida y con ella llegó un nuevo juego de mismo nombre a PS2, Gamecube y Xbox. Batman Begins no fue un mal juego, de hecho para ser la adaptación de una película estaba bastante bien. Su desarrollo era lineal y basado más en el sigilo que en la acción con un par de fases de conducción del Batmovil. Pero tampoco terminó de calar aunque parecía un paso adelante tras tantos años sin nada que mereciese la pena.

De esta forma llegó 2008 y la secuela de Batman Begins, ‘El Caballero Oscuro’, invadió los cines en Agosto de ese año. Fue el gran bombazo de Batman desde la época de Burton. Un thriller con un personaje tan carismático como el Joker (perfectamente interpretado por el difunto Heath Ledger), con la transformación de Harvey Dent en Dos Caras y con un Batman más experimentado hicieron de El Caballero Oscuro una película dificilmente olvidable.

ARKHAM ASYLUM

Los fans de Batman aún se preguntarán otra cosa. ¿Por qué todo este prólogo tan largo para hablar de la saga Arkham? Porque considero necesario hacer resaltar el mayor logro de Rocksteady: Como cambió la forma de ver un juego no sólo de Batman, sino de un superhéroe de cómic. El Caballero Oscuro no contó con adaptación de videojuego (pese a que hubo un proyectó, se canceló finalmente). Pero Rocksteady, una modesta compañía inglesa, se inspiró en la obra de Nolan para hacer por fin un videojuego que hiciese honor a su personaje.

Para todos los conocedores del murciélago, el Arkham Asylum es de sobras conocido, un icono junto a Gotham City. La cárcel-manicomio que acoge a los presos de la ciudad ha sido escenario de algunas de las mejores obras de Batman en cómics como Batman: Arkham Asylum el cual narraba de forma muy original cómo Batman quizás estaba tan loco o más que los presos que encerraba en un surrealista viaje por su mente. Este cómic junto a otros como La Broma Asesina y la ya mencionada Batman Begins fueron las principales inspiraciones de este estudio para crear Arkham Asylum.

En Verano de 2009 se lanzaba el juego. Realmente no tuvo una gran campaña de publicidad detrás y no fue un juego especialmente esperado por casi nadie, las expectativas eran bajas por los constantes batacazos que se llevaban los fans ante cada nueva obra del héroe de Gotham. Pero en seguida se ganó a todos los fans e incluso a mucha gente que no era especialmente adepta: Arkham Asylum resultó ser un juego notable. Captaba la esencia del personaje con su ambientación oscura y ligeramente gótica, usaba a un gran Joker como hilo conductor para una historia sencilla pero con gancho, presentaba a distintos personajes del lore de los cómics y jugablemente era realmente cómodo y divertido de jugar.

Su principal característica fue el sistema de combate apodado FreeFlow, basado en la velocidad y los reflejos del jugador, usando ataques y contraataques en un ritmo frenético de combate. Un sistema muy accesible para todo el mundo pero difícil de llegar a dominar por completo debido a su alto número de gadgets o variables de enemigos que te obligan a cambiar constantemente de estrategia al luchar. El segundo pilar del juego eran las fases de depredador donde los enemigos van armados y Batman debe liquidarlos uno a uno escondido en las sombras. Y cuando no estábamos luchando, íbamos por la isla de Arkham con total libertad, fuese investigando con el modo Detective, resolviendo los acertijos de Enigma o encontrando los múltiples Easter Eggs que sacaban una sonrisa a todo fan del personaje.

Y su desarrollo todavía tenía una sorpresa más: El Espantapájaros. Un personaje que en los cómics nunca ha tenido una gran relevancia aquí tomaba el papel de ser quien nos diera las fases más surrealistas del juego. Las Pesadillas del Espantapájaros eran cortas pero intensas secuencias donde Batman era drogado con el gas del miedo y recorría su propia mente, los miedos que le perturban. Incluso sus desarrolladores se dan el lujo de hacerse “un Kojima” y romper la cuarta pared, jugando también con los miedos del propio jugador al hacerle creer en un momento que su consola se ha estropeado rompiendo la imagen (recordemos que en aquellos tiempos había una gran paranoia colectiva con las 3 luces rojas de la muerte de Xbox 360 y la luz amarilla de PS3).

Arkham Asylum fue recibido con grandes críticas por parte de jugadores y prensa, dando un giro de 180 grados a Batman: Se demostró que el personaje podía ser perfectamente trasladado al mundo de los videojuegos. Tras tantos años, entre la saga de Nolan y la saga Arkham, Batman volvía a estar en boca de todos y le aupó a ser uno de los superhéroes más populares.

Obviamente, tras todo este éxito, la secuela no se iba a hacer esperar. Así que un año después Rocksteady anunció que ya estaban en pleno desarrollo de su secuela, titulada Arkham City.

BATMAN ARKHAM CITY

Si Arkham Asylum fue la sorpresa, Arkham City fue la consagración de la franquicia y el estudio. Tras el final de Arkham Asylum, el Joker cae enfermo y está bastante grave. A su vez, el que era el alcaide del asilo de Arkham ha sido escogido alcalde de Gotham City, y su primer movimiento como alcalde ha sido plantear una propuesta altamente polémica: Ni la cárcel de Blackgate ni el asilo de Arkham se consideran suficientes como para contener la ola de crímenes que asola la ciudad, por lo que quiere cerrar una zona de la ciudad y convertirla en una gran cárcel, llamada Arkham City. Dentro de Arkham City sus presos tienen libertad siempre y cuando no traten de escapar de sus muros. El proyecto se lleva a cabo pese a las múltiples voces críticas que se levantan contra esta propuesta. Una de ellas es la del multimillonario playboy Bruce Wayne. Pero mientras Wayne da un discurso pidiendo su cierre, es secuestrado por las fuerzas de seguridad de Arkham City y llevado ante el verdadero impulsor del proyecto, el Dr. Hugo Strange.

Strange le revela a Wayne que conoce su verdadera identidad, sabe que es Batman y no dudará en divulgar la información si Wayne se entromete en sus planes, algo llamado “El Protocolo 10”. Tras esto Wayne es soltado en Arkham City, esposado e indefenso. Pero Batman jamás está indefenso, así que consigue liberarse y conseguir su traje. Con esta premisa empieza la secuela de Asylum, el cual crece hasta alcanzar la madurez. Asylum dejaba cierta libertad por la isla de Arkham, aunque la historia estaba muy marcada y definida. Era como un juego lineal pero dándote más amplitud de movimiento. Arkham City sin embargo ya se acerca mucho más al concepto sandbox que tan de moda está hoy en dia. La ciudad, pese a no ser enorme, crece mucho respecto a su primera entrega, así como la diversidad de sus escenarios, el número de matones por las calles (tomadas por las bandas de los distintos criminales como el Pingüino, el Joker o Dos Caras) y se incorporan misiones secundarias, no necesarias para completar la historia pero tcasi tan relevantes para la trama como las principales.

Todo en Arkham City es más grande y complejo. El gancho y la capa toman más importancia que nunca, usándolos para desplazarnos por el cielo de Gotham, el combate añade nuevos tipos de enemigos con los que usar todavía una mayor variedad de estrategias y gadgets y se añaden nuevos personajes del lore de los cómics a la trama, dando un magnífico elenco de amigos y enemigos entre los que destacan Robin, Alfred por radio tras su ausencia en la primera entrega en pos de Barbara Gordon actuando como Oráculo, Talia Al Ghul, Ra’s Al Ghul, El Pingüino, Mr. Freeze… Y otros en secundarias como Deadshot, Victor Zsaz o El Hombre Calendario, dando un elenco de lujo para cualquier fan del personaje.

Se perfeccionó todo tanto que apenas se le encontraron aristas. Su único punto flaco quizás era la duración, bastante efímera siguiendo solo la trama principal, pero bastante más larga cumpliendo todas sus secundarias y de nuevo los desafíos de Enigma, que aparte de los coleccionables y acertijos del primero, añadía seis fases especiales donde rescatar rehenes resolviendo puzzles mortales.

La prensa y público fueron de nuevo unánimes al valorar esta entrega, con todavía mejores notas y ventas que en su primera entrega. Se trataba de la mejor entrega de Batman de muy largo, y no solo eso, sino que llegó a ganar varios premios a mejor juego del año 2011 y a día de hoy sigue siendo considerado uno de los mejores juegos de su generación.

Tras todo este éxito todavía más rotunda que con su primera entrega, Rocksteady no quería dormirse en los laureles. Para ello, decidieron que su próxima entrega debía volver a sorprender a todos sus fans y decidieron que la harían para la próxima generación de consolas, por aquel entonces todavía no anunciada públicamente. Pero Warner Bros no quería quedarse más de dos años sin un nuevo Arkham, por lo que encargaron a Warner Bros Montreal la tarea de hacer un juego de “interludio”. Pero de esta precuela y de la última entrega de la trilogía de Rocksteady hablaremos en una segunda parte de este especial.

Texto: abarth @abarth_eol
Fotografías y vídeos propiedad de sus respectivos autores
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s