ANÁLISIS: EL CONDE LUCANOR

Fecha de estreno: 3 de marzo de 2016
Desarrolladora: Baroque Decay
Distribuidora: Baroque Decay
Género: Aventura gráfica
Plataformas disponibles: PC
Plataforma analizada: PC

“Y entendiendo don Juan que estos ejemplos eran muy buenos, hízolos escribir en este libro, e hizo estos versos en que se pone la sentencia de los ejemplos. Y los versos dicen así…”. De esta forma terminaba don Juan Manuel cada capítulo de “El Conde Lucanor” antes de dar paso al pareado en forma de moraleja que servía para condensar el mensaje de cada cuento moralizante que compusiera esta obra literaria de principios del siglo XIV. Tras los estragos que han ocasionado los nuevos planes de estudio, habrá más de uno al que lo de “Conde Lucanor” le suene a Chiquito de la Calzada, pero hubo una época en la que esta obra se estudiaba en el colegio.

20160420191734_1

Como la obra literaria, la acción del videojuego nos sitúa en un paraje europeo de la Edad Media. Hans, nuestro protagonista, ha cumplido diez años y, harto de ser pobre y de que ni su padre -ausente por estar en la guerra- ni su pobre madre le den ningún capricho, decide abandonar el hogar familiar y probar fortuna por su cuenta.

Durante su viaje, no tardará en encontrase con distintos personajes que le pedirán ayuda, obligándole a tomar sus primeras decisiones…, que tendrán sus claras consecuencias en el desarrollo del juego. ¿Ayudáras al siniestro comerciante?, ¿a la viejecita? y ¿que harás respecto al simpático cabrero?

20160420192143_1

No obstante, el mayor reto para Hans llegará poco después cuando, de repente, cae inconsciente y despierta rodeado de una tétrica y sangrienta atmósfera que le acaba conduciendo al misterioso castillo del Conde Lucanor. Allí, un macabro y flotante duende azul, le ofrece la posibilidad de convertirse en el heredero del adinerado Conde -señor del castillo- si consigue averiguar su nombre.

20160420193556_1

Si no eres un jovencito y eres de los que tuvieron que estudiar la obra literaria de don Juan Manuel, adivinar el nombre del siervo del Conde Lucanor será poco más que un ejercicio de memoria. No obstante, aunque conozcamos la respuesta correcta, el juego nos obligará a encontrar cada una de las ocho letras que componen el nombre del duende. Y aquí es donde empezamos a jugar de verdad.

El juego del estudio hispano-francés Baroque Decay nos plantea una serie de puzles de clara inspiración zeldiana repartidos a lo largo de las habitaciones del castillo, convertido en una clásica mazmorra en toda regla. Los primeros puzles sirven para familiarizarnos con las mecánicas y son bastante sencillos, pero las cosas se complican cuando entran en acción los “funcionarios“, unas tétricas y malvadas criaturas -dirigidas por el maléfico camarlengo– que se encargarán de complicarnos la tarea. Hans no puede atacar ni defenderse, tan sólo huir y esconderse y, si a eso añadimos que todo está a oscuras y las velas son limitadas, ya tenemos el reto planteado.

20160422155825_1

El juego, a pesar de todo lo dicho anteriormente no es difícil, pero sí es muy estimulante. Resulta francamente original esa mezcla de puzles tipo Zelda con ambientaciones que recuerdan al mismo Silent Hill (esas respiraciones en la oscuridad) y la agobiante escasez de recursos. Simplemente su sistema de guardado es una declaración de intenciones: sólo podemos grabar la partida en una fuente en medio del patio central del castillo y, para ello, tendremos que darle al cuervo que la custodia una de las excasas monedas que recogeremos a lo largo del juego. Imaginad estar con apenas una pizca de vida, frente a un puzle de fuego, pinchos y monstruos…, la otra opción es intentar volver a la fuente y grabar la partida por si te matan…, a oscuras… ¿Te la juegas con el puzle a sabiendas de que si te matan tendrás que repetir un buen trecho?, ¿prefieres volver a la fuente atravesando dos veces (la ida y la vuelta) los pasillos llenos de los malditos “funcionarios”. Este tipo de situaciones se repiten continuamente. Gran idea lo del sistema de guardado.

20160420193159_1

La historia está bien contada y resulta muy interesante e intrigante, y su ácido y negro sentido del humor dota al juego de mucho carisma. Cierto que es más bien corto (mi primera vuelta fue de cuatro horas y media), pero la existencia de distintos finales en dependencia directa de las decisiones tomadas lo hacen bastante rejugable.

En lo técnico, nos encontramos con un atractivo acabado pixel-art que, en general, le sienta muy bien al juego. Es bonito, nada para volverse loco, pero cumple de sobras. Especialmente destacable es el sonido, que colabora de forma muy efectiva a generar la tétrica atmósfera que necesita el juego. Menos satisfactorio es el control que, aunque funciona perfectamente a la hora de mover al personaje y acceder al inventario -mecánicas fundamentales-, resulta pesadote por lo lento que se mueve Hans y su imposibilidad de correr.

El Conde Lucanor es un juego estupendo. Buenos puzles, buena historia y hasta moraleja final. Una vez más, la falta de medios y presupuesto resultan ser mucho menos dañinos que la falta de ideas “y la historia de este ejemplo es esta que se sigue”.

juegazo

Texto: Guilletek @guilletek
Fotografías y vídeos propiedad de sus respectivos autores.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s