ANÁLISIS: QUANTUM BREAK

Fecha de estreno: 5 de abril de 2016
Desarrolladora: Remedy Entertainment
Distribuidora: Microsoft
Género: Acción en tercera persona
Plataformas disponibles: PC, Xbox One
Plataforma analizada: PC

Quantum Break, la nueva obra de Remedy, estaba llamado a ser el gran exclusivo de Xbox One. El juego de los padres del por tantos recordado Alan Wake, debía convertirse en uno de esos llamados “vende consolas” que permitiera al aficionado relacionar el nuevo hardware de la multinacional estadounidense con un título emblemático.

El título se presentó junto a la propia Xbox One durante el Xbox Reveal el 21 de mayo de 2013 y sorprendió por su impactante puesta en escena, aderezada por espectaculares efectos visuales. Aunque quizás lo que más llamó la atención fue conocer que Quantum Break, como tal, sería el resultado de combinar un videojuego de acción en tercera persona con una serie “televisiva” (no se emite en ningún canal de televisión, pero así nos entendemos) de acción real.

Quantum Break 10_04_2016 17_55_38.png

Nada que objetar con el planteamiento en sí, el problema estaría en conseguir que tal combinación funcionase. El juego se vertebra en torno a tres grandes formatos: los “Actos” o partes jugables, en los que encontramos un competente pero no demasiado destacable shooter “de coberturas” en tercera persona que nos invitará a tomar el  control de las acciones del “bueno” de la historia, Jack Joyce; los “nudos“, en los que como si de un juego de Telltale se tratase, protagonizamos como Paul Serene, el antagonista de Jack, una cinemática antes de llegar a una parte en la que tendremos que tomar decisiones; y, por último, la “Serie“, cuyo desarrollo estará mediatizado por las decisiones que hayamos tomado previamente, y que tratará de darnos la visión de la historia desde el lado de “los malos”, es decir, el anteriormente mencionado Paul Serene y su corporación Monarch.

La primera vez que llegamos a la serie (después del primer  “Acto” y el primer “Nudo”), la sensación es extraña. ¿Y ahora qué?, ¿ya no juego? Proponer un parón de unos veinte minutos de duración es, como mínimo, arriesgado y sin duda corta demasiado el ritmo de juego; más aún en tanto en cuanto estamos hablando de un título de acción. Y eso que los valores de producción de la serie son más que decentes. Caras conocidas (desde Shawn Ashmore -el hombre de Hielo de X-Men- Aidan Gillen -el Meñique de Juego de Tronos-, pasando por Dominic MonaghanPerdidos, El Señor de los Anillos-, Lance ReddickFringe– o Marshall AllmanPrison Break-) y una correcta factura hacen que la serie tenga valor en sí misma. Dicho valor aumenta si la temática del juego en sí, que apuesta por la ciencia ficción  más concienzuda, te interesa -como es mi caso-, pero, no nos engañemos, corta el rollo… Y bastante.

Quantum Break 10_04_2016 21_06_41.png

Pero, ¿de qué va Quantum Break? Sin entrar en spoilers. En xbox.com describen el juego de la siguiente manera: “Cuando el tiempo se rompe, la catástrofe se convierte en tu zona de juego. Serás el héroe Jack Joyce y te abrirás paso entre desastres épicos con retrocesos y avances en el tiempo. Para sobrevivir en este mundo inestable y conseguir que el tiempo no se pare tendrás que dominar tus nuevos poderes temporales”. Básicamente, eres Jack Joyce y descubres que tu hermano William ha creado una máquina del tiempo con la que Paul Serene -un amigo común de los hermanos protagonistas-, la lía parda. El asunto es que, tras exponerte a los efectos de las brechas temporales, adquieres unos poderes que te permiten manipular a tu antojo el tiempo y el espacio. Hala, ya tenemos forma de salvar al Mundo.

 

El uso de los mencionados poderes, así como las fases de disparos con coberturas, constituyen la mecánica jugable fundamental de Quantum Break. Y funciona bastante bien…, aunque no del todo. El juego es divertido, y bastante variado pero, sinceramente, tengo la  sensación de que al juego le falta “cocción”, como si se hubiera acelerado su lanzamiento aunque le faltara un último repaso. Un ejemplo claro de esto son las coberturas, que definitivamente no están bien resueltas. Es posible que Remedy haya intentado provocar de forma intencionada que el jugador no se esconda de más y se decante por los combates utilizando los poderes, pero no deja de ser molesto estar en un tiroteo  y tener que pelearte con el mando para conseguir cubrirte. De la misma forma, los sencillos puzzles que hay a lo largo del juego -basados también en el correcto uso de los poderes-, podrían haber aportado mucho más. Con todo, no veo que este juego tenga demasiado que envidiar en el aspecto jugable a sus compañeros de género; no es el mejor, vale, pero dista muchísmo de estar entre los peores…, más bien al contrario. Variedad de armas y poderes que se van potenciando conforme conseguimos experiencia, puzzles, decenas de coleccionables con importante carga narrativa… Todo correcto.

En lo técnico, fatuas discusiones sobre resolución al márgen, el juego luce estupendo. Los efectos visuales, que argumentalmente se achacan a quiebros temporales y al uso de los poderes del protagonista, son francamente espectaculares. Las animaciones son también notables (aunque hay algunas mejorables) y, junto a las texturas, la ambientación, y -sobre todo- esa iluminación “by Remedy” que tan buenos resultados dio a Alan Wake, consiguen conformar un paquete gráfico francamente atractivo. No podemos hablar tan bien del framerate, por momentos absolutamente desastroso en la versión de PC, y que enturbia en enorme medida el acabado del juego. El sonido es bueno, destacando por su BSO dinámica que varía en todo momento al son de nuestras acciones; sin embargo la falta de doblaje al castellano (sí está doblado al español neutro), en un juego tan narrativo y -sobre todo- siendo uno de los grandes exclusivos de la marca, es más que criticable.

Quantum Break 10_04_2016 14_34_41.png

Y es que este parece ser el sino general de Quantum Break: Apunta maneras en todo, pero en nada llega a terminar de despuntar. La historia es interesante y está muy bien contada (los amantes de la serie Fringe disfrutarán de lo lindo), pero la combinación serie-juego, aunque es intersante como concepto y elogiable por lo que de arriesgado tiene, no termina de funcionar y corta mucho el ritmo. Gráficamente es espectacular, pero las irregulares tasas de frames empañan la experiencia. El sonido es estupendo, pero no está doblado; los tiroteos son divertidos, pero no terminan de destacar  y junto a su baja dificultad -el juego sólo se complica, y mucho, al final-, quedan un poco planos. Con todo, igual que creo que no destaca en nada, también digo que es absolutamnete competente en todo.  Podemos quedarnos con lo que no consigue llegar a ser, o con los puntos en los que cumple sobradamente. Nunca he visto un “7” (o “bueno”) más claro. Sea.

bueno
Texto: Guilletek @guilletek
Fotografías y vídeos propiedad de sus respectivos autores.

PD: la nota ha subido algo por el mágico detalle de añadir un parche en el ojo del personaje principal cuando el juego detecta una copia pirata…, vamos, a mí por lo que me han contado.

Quantum Break 10_04_2016 16_16_03.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s