imagen EL RINCÓN DE LA BILIS: ¿REGALOS?, ¿LIMOSNA? PLAYSTATION PLUS, GAMES WITH GOLD Y DEMÁS REGALOS EXTORSIONADORES

En el verano de 2010, entre Waka-Wakas y celebraciones Mundialistas, Sony anunció un servicio de suscripción integrado en Playstation Network consistente en pagar una cuota -mensual o anual- a cambio de recibir cada mes un juego de PSN, dos “Minis” y un clásico de PSX; avatares, temas y mandangas aparte. Es decir Playstation Network nos ofrecería como hasta el momento, juego online y acceso a la Store gratuitos y, a a partir de entonces, un servicio de pago adicional. Nada que objetar.
Los inicios de Playstation Plus, que así se llamó el servicio, fueron dubitativos. La calidad de los “regalos” era bastante cuestionable y, en cualquier caso, muy alejados de la actualidad. Ante las quejas de los suscriptores, una Sony que estaba perdiendo la batalla con Microsoft y su 360, reaccionó regalando de forma consecutiva “LittleBigPlanet” y “Ratchet & Clank: En busca del Tesoro”. A mí ambos juegos me parecen una castaña, y parece que tampoco los suscriptores quedaron muy contentos. Los foros rebosaban bilis. Qué hermosura. Pagar 50€ al año por juegos del pleistoceno y chorradas en forma de avatares y temas, empezó a calentar a un personal al que, cierto es, nadie había obligado a suscribirse.
Llegó el invierno de 2012 y Sony se sacó de la manga PsVita, una espectacular consola portátil que con el tiempo se convirtió en pisapapeles con una política de lanzamientos propia del peor de sus enemigos; pero eso es otra historia. El caso es que si tenías la Vita y ya eras suscriptor con PS3 podrías empezar a tener algunos juegos gratis mientras el catálogo de la consola engordaba… Esto comenzaba a tener sentido.
Pero fue en junio de de 2012, coincidiendo con la Eurocopa de Polonia y Ucania, cuando Sony dio el golpe definitivo; sin duda Sony y la Selección Española tienen un concordato. El caso es que los juegos gordos empezaron a llegar, y sin pausa: Deus Ex, Darksiders, Dead Space 2, Red Dead Redemption, Borderlands… Así, sí. Casualmente, cuando empezó a hacer bien las cosas -en este y en otros sentidos- Sony recuperó el mercado perdido ante Microsoft.
Y, ¿qué hacían mientras los de Redmon?  Microsoft optó en su momento, y a diferencia de Sony, por un servicio de juego online de pago. Funcionaba estupendamente, pero había que pagarlo, si querías jugar online tenías que pasar por caja, sí o sí; ni gratuidad, ni regalos.  Entre unas cosas y otras, en los últimos años de la generación Sony recuperó mercado respecto a la máquina de Microsoft; mientras, Nintendo, tras vender millones y millones de Wii intentaba repetir jugada de forma fallida con WiiU. Era el momento de enfrentarse a la “Next Gen” (término tonto por definición). Playstation 4 y Xbox One lucharían por el goloso mercado hardcore.
La cosa no empezaba bien: Sony anunció que eso de jugar por internet gratis se iba a acabar, haciendo que muchos de sus fanboys tuvieran que esconderse durante un tiempo tras haber acusado a Microsoft de usurera durante la anterior generación. No obstante, quizás no fuera tan terrible como parecía. En realidad, un enorme número de usuarios de ps3 que iban a pasar a ps4 ya estaban acostumbrados a pagar su suscripción al Plus -que se había convertido en un excelente servicio-, y por otro lado, los xboxers que fueran a cambiar de bando, ya estaban acostumbrados a pagar por el juego online. Además, Sony aclaró que los suscriptores del Plus que tuvieran una ps4 también disfrutarían de un par de juegos al mes. Mola.

Obviamente, en Microsoft tenían que reaccionar. Xbox Live ya era un extraordinario servicio de juego online de pago pero, ¿no iban a regalar nada? En julio de 2013 empieza el programa Games With Gold, con el que las compañías americana y japonesa quedaban igualada en oferta: internet de pago y juegos de regalo…¿Bueno, bonito y barato? Veremos.

Bien, antes de que llegara esta generación la situación era la siguiente: Sony tenía un servicio online regulero pero gratis y estaba “regalando” juegos estupendos previo pago una cuota anual; Microsoft tenía un servicio online fantástico y no regalaba nada…, bien…, no parecía complicado. Sólo tenían que copiarse la una a la otra y tendríamos un gran servicio  en ambas consolas. ¡Ja!, demasiado fácil, polluoers. ¡Son Sony y Microsoft!

Durante los primeros pasos de las nuevas consolas, pudieron agarrarse a la excusa de que no había catálogo del que tirar para regalar (en eso no puedo quitarles la razón, aún a día de hoy -noviembre de 2015- el catálogo de ambas es malo y escaso ), pero dos años después… No nos engañemos, ambas al dar el paso al juego online de pago, tienen un público cautivo. En 2015 no se puede jugar sin conexión, de hecho, cada vez hay más juegos que ni siquiera son jugables sin internet. Esto no es un servicio, es un jodido impuesto revolucionario. Sería, menos molesto si funcionara bien pero, en el caso que conozco más directamente, PSN, el servicio es regulero…, tirando a malo. Entre mantenimientos, caídas y torpezas varias, no son pocas las ocasiones que te pones frente a la consola y el servicio no funciona.

Pero el tema que nos trae aquí son los juegos “regalados”. No voy a negar que he disfrutado de lo lo lindo con juegos sobresalientes como “The Binding Of Isaac” o el maravilloso “Valiant Hearts”, pero no puede negar una clara evidencia: la política de Sony ha cambiado en este sentido, pasando de “pagáis por tener un servicio que os permita acceder a lo mejor de nuestro catálogo” a “los borregos ya pagan por jugar online, tenemos su dinero, que les regale algo otro”. Los juegos han pasado de ser piezas destacables, a migajas, cuando no son directamente restos; y esto lo digo desde la más sincera admiración por el mercado indie. Eso cuando no entramos en prácticas repulsivas como regalar un capítulo de un juego episódico como si se tratara de un juego entero, o, en un juego por temporadas, regalar la segunda etc.

La pregunta es secilla, ¿SI TUVIÉRAMOS LA POSIBILIDAD DE JUGAR ONLINE GRATIS, ALGUIEN PAGARÍA EL PLUS PARA ACCEDER A ESTOS JUEGOS? Un “sí” me parece difícil de razonar.Cierto es que Microsoft lo está haciendo ligeramente mejor, pero tres cuartos de lo mismo. Con todo, hay gente -cada vez menos- que sigue abanderando la posición de “a caballo regalado no le mires el dentado”.  Vale, pues regálame un caballo, no mierda, yo a las mierdas les miro los dientes y lo que haga falta. Y de regalo, nada. ¿Podemos elegir?  No, estamos obligados a pagar. Si te gusta esto de los videojuegos y no quieres perderte cosas como “Destiny”, “NFS”, “Star Wars Battlefront” etcétera. tienes que pagar un servicio de juego online, no tienes opción. ¿Suscripción o extorsión? En este entorno, los juegos a los que tenemos acceso, más que un regalo son una limosna que supongo servirá a las compañías para expiar sus culpas…, si es que se sienten culpables. No lo creo.

 

Texto: Guilletek
Fotografías y Vídeos propiedad de sus respectivos autores.

Nota del redactor: La generación pasada, yo tuve 360 y en estos momento poseo una ps4. Por lo tanto los comentarios sobre Playstation Plus en la época de ps3 y Xbox Live en la época de One, son fruto de documentación en foros y conversaciones con amigos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s